Mis relatos libre-sexuales
Relatos eróticos de una mujer liberal

Últimas publicaciones en mi blog 

Lee lo nuevo de esta semana
 

Las imágenes son el gancho perfecto para que tus lectores quieran entrar a tus artículos. La primera imagen de tu artículo se mostrará, por defecto, como imagen en miniatura en la lista. Tenlo en cuenta para elegir la imagen con la que abras tus artículos.

El párrafo de introducción sirve para comunicarle a los lectores la idea principal del artículo que van a leer. Puede incluso ser utilizada en la pequeña descripción que aparece en la lista de artículos. Los diferentes tipos de formatos ayudarán a destacar unos textos sobre otros. Lee un poco más para ver cómo puedes dar diferentes formatos a tus artículos.

Los artículos cortos y sencillos son la mejor forma de mantener a tus visitantes. Escribe un titular que rompa moldes, una introducción seductora y un cuerpo de texto con información de calidad, para que tus visitantes siempre quieran volver a por más artículos.

DISFRUTANDO DE SER CÓMPLICE DEL JUEGO DE UNA GRAN PAREJA


Hace unos días me contactó el marido de una amiga (vamos a llamarlo S), porque él quería brindarle una experiencia morbosa como regalo a su mujer (la llamaré A). 

En primer lugar, me encanta saber que hay parejas que se quieren y se desean tanto, que, después de más de una década juntos, siguen buscando cómo sorprenderse mutuamente con "regalos" especiales llenos de imaginación y sensualidad. En segundo lugar, me siento tremendamente halagada y honrada de que piensen en mí para formar parte de sus fantasías. Y, por último, me encanta colaborar a hacer feliz a la buena gente que aprecio y más aún si supone un excitante juego donde yo también disfrutaré especialmente. Así que, fui todo oídos para la propuesta de S.

¿En qué consistía el elaborado plan de S? Él llevaba ya meses enviando correos electrónicos a su mujer en nombre de una "admiradora" anónima (llamémosla D). D le explicaba en esos correos cómo conoció un día a A en su trabajo y se quedó prendada de ella, aunque nunca más volvió a verla, pero que no podía quitarse de su cabeza su cara y su cuerpo. D insistía en que conocer a A le había despertado la curiosidad por tener una experiencia sexual con una mujer, que su sensualidad la había cautivado. Y, finalmente, tras tanto tiempo de intercambio de correos, se planteó la posibilidad de "conocerse" en persona y dejarse llevar por lo que el cuerpo y la mente pidieran. Allí ya entré yo en escena, preparando la cita, el lugar, la hora...y proponiéndole a A el encuentro.

¿Y cómo fue el gran día del esperado encuentro? Conociendo a A y siendo parte de su círculo de amistades, fue muy divertido vivir cómo ella se mostraba nerviosísima en todo lo que se refería a la "cita" con la "desconocida". En un grupo de whatsapp común llegó a comentar todo su nivel de excitación y de inseguridad con respecto al encuentro. Incluso estuvo a punto de no ir a la cita. Suerte que S, nuestro gran inventor de juegos, se encargó de que ella estuviera en el lugar concretado a la hora que tocaba. Y todo este juego me divertía tanto y me provocaba tanto morbo que yo también estuve desprendiendo energía y sensualidad durante todo el día.

Llegó el momento. Ella estaba en el fondo del bar donde le había pedido que estuviera. Un rincón desde el que ella no podría ver quién entraba hasta que tuviera a la persona delante. Y allí aparecí...En cuanto me reconoció, se echó a reír con ojos traviesos, esos ojos de gata que tiene A. Y no dudó en abrazarme y besarme. Estuvimos un ratito poniendo nervioso al personal del bar, entre besos y toqueteos y, finalmente, le propuse que me acompañara a mis "aposentos". 

Una vez en mi casa, se desató todo el fuego que no habíamos tenido todavía nunca la oportunidad de vivir las 2 juntas a solas. Reconocimos con detalle y mutuamente cada rincón de nuestros cuerpos. Y también jugamos con un amplio surtido de complementos eróticos. Tras un par de horas de fogosa sexualidad, sabiendo que S, siempre tan atento, estaría cerca, esperando para recoger a A donde ella le indicara, decidimos hacerle un regalo, ya que él había sido tan inmensamente generoso con nosotras. Así pues, lo invitamos a disfrutar de un trío con nosotras, en el que él gustosamente se entregó a todos los placeres que le ofrecimos. Éramos tres cuerpos no sólo gozando del sexo juntos, sino también de la complicidad que se había creado al convertir una fantasía en realidad. Una hora después, A y S salían felices de mi casa, y yo mantuve la sonrisa tonta hasta caer dormida del relax que sentía mi cuerpo después de tantas sensaciones y orgasmos.

Felicidades a A y S por esa fantástica relación libre que tenéis y que favorece y fortalece vuestra unión como pareja. Y gracias por permitirme participar y disfrutar un rato de esa bonita relación vuestra. Ya estoy deseando que llegue el próximo desafío juntos...

PD: Besos enormes de la muñequita a su gatita.quí comienza tu texto. 

Llevábamos meses hablando con Laciter, un gran amigo y amante, de la posibilidad de convertir en realidad una de sus fantasías: un trío con dos mujeres. Aunque él quería que fueran dos mujeres especiales para él. No quería tener un trío con ninguna mujer desconocida, sino disfrutarlo con mujeres que realmente considerara importantes en su vida.

La vida, y más en el ámbito erótico-sexual, te ofrece siempre gratas sorpresas, aunque creas que ya has experimentado todo lo posible que te podría interesar. Así que hace tan sólo 15 días tuve la oportunidad de vivir mi primera experiencia con el Shibari, el arte japonés de atar y recorrer con cuerdas el cuerpo humano.

Os voy a contar cómo descubrí con 22 años mi libresexualidad. Un apuesto e interesante cuarentón, J, cargo intermedio de la empresa donde yo trabajaba, me invitó, tras una intensa jornada laboral, a ir a casa de una pareja de amigos (el marido de la pareja también trabajaba para la misma empresa) a tomarnos algo y celebrar el gran día....

Aquí comienza esta nueva aventura. Sin grandes pretensiones. Sólo pretendo divulgar las excelencias y las complicaciones de la vida liberal, para dar voz a aquellos que se han sentido discriminados por ser libre-sexuales. Y también para ayudar a que la gente que no lo es en esencia entienda que existen diferentes formas de sentir el sexo y que...